..-> Superintendencia de Seg. Siniestral -> Dirección de Bomberos
Reseña Histórica
A mediados del siglo XIX solamente se trataba de sofocar incendios con los medios que en aquella época se disponían, como ser mantas y agua de aljibes, o del río, sin contar tampoco con personal competente cuando ocurría un siniestro; siendo así que al llamado de emergencia de las campanas de los templos próximos, acudían vigilantes, serenos, carpinteros, aguateros con sus pipas y vecinos para procurar apagar las llamas del incendio por medio de mantas, arrojando agua, cortando la continuidad de las viviendas, sin poder evitar que el ígneo destruya la totalidad de las casas o elementos combustibles afectados por el fuego, siendo las pérdidas totales y los incendios incapaces de ser controlados. Con el fin de reducir los siniestros el Gobierno determinó que era necesario establecer medidas preventivas para lo cual dictó ciertas prohibiciones a sus habitantes tendientes a lograr evitar o reducir la cantidad de incendios que se venían subestimando hasta el momento. Siendo la medida más importante la tomada el día 12 deagosto de 1849, fecha en la cual el progresista Industrial de origen francés Juan Blumstein ingresa al país la primera bomba de Incendio la cual se manejaba a mano, ofreciéndosela al Jefe de Policía para su servicio en los casos que éste lo considerara necesario.
Según los documentos de la época se acredita la primer intervención de la moderna Bomba, en el incendio producido en la fábrica de muebles perteneciente a Don Juan Strubu, sita en la calle Representantes número 156 obteniéndose un resultado alentador para aquella época, ya que su extinción se logró en aproximadamente tres horas de labor, teniendo en cuenta que de no haber contado con la Bomba la extinción del mismo hubiera demandado aproximadamente 10 horas y mayor trabajo del personal.
Posteriormente y por propia cuenta del Gobierno se trajeron al país Bombas de Incendio marca Letestu provenientes de Francia y consideradas en su momento como las de modelos más moderno y eficaz organizándose en éste período de gobierno del Sr. Rosas patrullajes especiales de soldados, serenos y vigilantes para extinción, prevención y extinción de incendios.
Estando como Jefe de Policía el Sr. O'Gorman en el año 1869 se concreta la creación del Cuerpo de Bomberos de la Provincia, materializándose así una aspiración de vieja data y una necesidad que se incrementaba día a día en la población, organizando al Cuerpo de Bomberos en diez plazas de vigilantes y otra cantidad igual de altas de personas para que intervinieran en los incendios con la denominación de Vigilante - Bombero. Por orden de la superioridad el día 10 de febrero del año 1871 se envió al Cuerpo de Bomberos al Sr. Luis Mansilla quien había sido bombero voluntario en Santiago de Chile y tenía una amplia experiencia en la materia bomberil. Mansilla organizó al Cuerpo instruyendo al personal, poniendo así en acción inmediatamente al nuevo Cuerpo el cual, por medio de sus intervenciones y con el transcurso del tiempo, fue adquiriendo importancia para la población, logrando así que al sancionarse el presupuesto para el año 1872 se aumentaran los efectivos en: Un Oficial encargado, Un Oficial Escribiente, Catorce Oficiales, tres trompetas y doscientos clases y soldados. Al mismo tiempo se descentralizaron los efectivos, estableciéndose servicios de aguas corrientes y se instalaron bocas de incendios, montándose guardias de prevención de siniestros en teatros y otros lugares considerados riesgosos. Viendo y atento al crecimiento que desarrollaba la actividad Bomberil llevó a Mansilla a solicitar nuevos materiales para las tareas, tales como la provisión de: dos carros, diez escaleras con sus accesorios, cuatro hachas, dos picos, dos palas, dos barretas, dos barriles chicos, cuatro molinetes para envolver los tiros de manguera.Destacándose en aquella época que la pintura de los carruajes y escaleras debían ser de color Azul lacre con filete azul. Por motivos de organización el Gobierno dictó un decreto el día 18 de Mayo de 1878, por el cual se procedía al licenciamiento de todo el personal perteneciente al Cuerpo de Bomberos de Buenos Aires, dejando en forma preventiva para el servicio de incendios solamente un capitán, dos tenientes, dos alféreces y 80 soldados. Siendo el Cuerpo de Bomberos, el más antiguo de la Institución Policial de la Provincia de Bs. As., teniendo sus comienzos antes de la aplicación de la Ley de Federación en el año 1880, año en el cual la Provincia de Buenos Aires fuera separada de su capital histórica, estableciendo los poderes del Primer Estado Argentino en la nueva Capital Provincial sita en la ciudad de La Plata y su reorganización interna de Servicios Públicos entre ellos el funcionamiento orgánico policial mediante el Comandante Dantas, dirigido desde un nuevo centro jerárquico a partir del día 19 de Noviembre de 1880, día de la fundación de la Ciudad de La Plata actual Capital de la Provincia.de Buenos Aires, es que estando en ejercicio de sus poderes el cuarto Jefe de Policía de la denominada era moderna, Sargento Mayor del Ejercito Don Juan A. Domínguez, quien asumió su cargo el día 19 de abril de 1887, se crea el CUERPO DE BOMBEROS DE LA PLATA, el DIA 06 DE SETIEMBRE DE 1887, integrándose así la primer Dotación compuesta por 60 hombres elegidos entre los vigilantes de las comisarías secciónales. a cargo del Capitán Pedro Bertón antiguo funcionario policial que se desempeñó como Comandante de la partida policial que abatió a Juan Moreyra en el partido de Lobos, aumentada al año siguiente a dos compañías de 50 hombres cada una con sus respectivos oficiales y clases. Los primeros elementos y materiales de trabajo con que contó el recientemente recreado Cuerpo de Bomberos, fueron los aportados en prestamos por el Señor Director General de Ferrocarriles quien prestó una bomba propiedad de la empresa y el Señor Santiago Carbone quien también brindó en carácter de préstamo una bombas con sus correspondientes mangueras, En cuanto a los trajes de protección y las hachas a utilizar para proveer al personal de Bomberos, éstas fueron comprometidas a ser compradas por El Cuerpo de Bomberos Voluntarios de La Plata.
Así, el día 06 de setiembre de 1887 queda conformado por sesenta hombres el Cuerpo de Bomberos La Plata, basándose su régimen interno, organización e instrucción en el accionar del Ejército Militar Nacional a pesar de ser un Cuerpo puramente Civil.
Viendo que la capacidad operativa del Cuerpo era mínima y en virtud de la imperiosa necesidad de incrementar sus cuadros, al año siguiente se logró incorporar personal contando para entonces con dos compañías de 50 hombres cada una, destinándose una de ellas exclusivamente para el servicio contra incendios, salvatajes, desagotes y tareas propias de su función y destinándose el resto del personal a la Custodia de presos y penados alojados en el Departamento de Policía, prestando también servicios en los teatros y espectáculos públicos. El 10 de abril de 1891, por Decreto del Poder Ejecutivo, se ordena la entrega del material del Cuerpo de Bomberos al Cuerpo de Guardia Cárceles, que en adelante prestaría los servicios de Bomberos y Cárceles, constituido en la parte posterior del Departamento Central sito en calle 3 entre 51 y 53 construyéndose una amplia playa en su interior para el estacionamiento y protección de los vehículos de emergencia, rodeada por las oficinas, dormitorios y dependencias que se distribuían
En ésta época el Cuerpo de Bomberos quedó en su entorno, contando en esos tiempos con un novedoso sistema de pesebre giratorio para retirar las cabalgaduras con máxima celeridad en caso de alarma. Los primeros materiales de trabajo de que dispuso el recientemente creado Cuerpo de Bomberos, fueron aportados por la Dirección General de Ferrocarriles y el vecino Santiago Carbone, quienes prestaron sendas bombas con sus correspondientes mangueras, comprometiéndose los Bomberos Voluntarios de La Plata a pagar trajes y hachas para todos los bomberos.Poco después, se adquirió la primera bomba, a la que se le impuso el nombre "Juan A. Domínguez", en homenaje al Jefe de Policía, fundador del Cuerpo.
El 26 de julio de 1898, se ordena entregar nuevamente los materiales del Cuerpo a los Bomberos Voluntarios de La Plata, el que a su vez hace entrega nuevamente al Cuerpo de Bomberos y Guardianes de Cárceles, el 29 de marzo de 1899. Desde ese año, el servicio es desempeñado por ese Cuerpo, con la denominación de Cuerpo de Bomberos y Guardianes de Cárceles, siendo su Jefe Don Francisco Laureano Algañaraz, quien el 17 de abril de 1900, eleva a sus superiores un proyecto de organización del Cuerpo de Bomberos, con sus Jefes, Oficiales, Tropa y maestranza, como así también, de los materiales de incendio necesarios para sus servicios, siendo reiterado el mismo en 1902, aunque recién en 1910 pudo concretarse, constituyéndose así el Cuerpo de Bomberos de la Provincia, separándose definitivamente del Cuerpo de Guardianes de Cárceles, figurando sus efectivos como propios por Ley de Presupuesto. Se contaba en aquella época, con el siguiente material:
1 Bomba plataforma "MERRIWATHER"
1 Bomba plataforma chica.
2 Carros escalera
3 Carros furgones para transporte de mangueras.
2 máquinas a vapor para extinción
1 carretel de mangueras.
3 escaleras

En el año 1914, se adquiere el primer autobomba marca "DELABARPE FARCOT", y tiempo después una escalera mecánica. La segunda autobomba, marca "RENAULT", se adquirió, en 1928, poseyendo una capacidad de 600 litros. En 1934, se adquiere una motobomba "RENAULT", con un rendimiento de 60.000 litros por hora, y un camión para transporte de personal, marca "CHEVROLET", con carretel de mangueras y dispositivo de arrastre para la motobomba, renovándose asimismo, mangueras, lanzas y columnas. En el año 1936, se marcha hacia una total renovación del material de incendio del Cuerpo, adquiriéndose por intermedio de la Jefatura de Policía, un camión transporte de personal marca CHEVROLET con grúa para 2.500 Kg.; camión, también CHEVROLET, para ambulancia y transporte de tropa, y una autobomba RENAULT con un rendimiento de 100.000 litros por hora, con dos carreteles de mangueras y tres bocas de expulsión.
En 1937, se adquiere una bomba GOLIATH, para combatir siniestros líquidos inflamables, la cual trabajaba a espuma de aire, con un rendimiento de 800 litros por minuto. En 1942, y por iniciativa del entonces Jefe de Cuerpo, Dn. Jacinto Hernández, y del 2do. Jefe, Dn. Florentino Uriarte, se transforma al camión Chevrolet (utilizado como transporte de personal y ambulancia), en autotanque químico, y transporte de personal con dispositivo de arrastre, trabajo que se llevó a cabo íntegramente en los talleres del Cuerpo, y por personal propio. Posteriormente se provee al Cuerpo, de una motocicleta marca "AJS" para ser utilizada como móvil de primeros auxilios, principalmente para los accidentes de tránsito, recibiéndose también cuatro bicicletas. En el año 1942, también se radian de servicio todos los antiguos materiales, furgones, escaleras, bombas a vapor, etc. proveyéndose de elementos de salvamento, mangas, sábanas, cintos, etc. También se había adaptado un cablecarril para entrenamiento del personal, ideado por el 2do. Jefe del Cuerpo, Dn. Florentino Uriarte. En razón que muchos pueblos del interior de la Provincia iban adquiriendo importancia y ante la imposibilidad material de instalar en todos ellos Destacamentos de Bomberos Oficiales, para así cumplir con los preceptos de la Constitución Provincial en lo atinente a la seguridad desde el punto de vista siniestral, se van creando, a expensas de los diferentes vecindarios, servicios de incendio, creándose así los Cuerpos de Bomberos Voluntarios, integrados por hombres de la localidad, sin otro aliciente que practicar el bien en pro de la comunidad, quienes toman con toda dedicación esa tarea. Varios fueron los tropiezos sufridos en principio, ante la falta de una reglamentación adecuada que permitiera devolver una acción eficaz ante los numerosos conflictos que se suscitaban, ya interinamente, ya entre las diferentes instituciones. Por ello, y ante la indelegable obligación del Estado de proveer el bienestar común, el Poder Ejecutivo, con fecha 8 de noviembre de 1926, emite un Decreto que reglamenta el funcionamiento de estos Cuerpos de Bomberos Voluntarios y a efectos de cumplimentar su potestad en lo referente a la seguridad común, establece que todos los Cuerpos de Bomberos Voluntarios, creados o a crearse, estaban sometidos a la Superintendencia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, por medio del Cuerpo de Bomberos Oficiales, por tratarse éste de una Unidad Especializada. Posteriormente, se dictaron los Decretos 10872/59 y 14914/60 y modificatorias, con los mismos fines.

Galería fotográfica