Superintendencia de Institutos de Formación Policial

Reseña histórica



El 5 de enero de 2007 se aprobó la estructura organizativa de la entonces área de Formación y Capacitación Policial y el Nomenclador de Funciones del Personal para la organización del Área de Formación y Capacitación Policial. Mediante la Ley Nº 13.482 de Unificación de las Normas de Organización de las Policías de la Provincia de Buenos Aires, se estableció en su Libro VII, artículo 203, que el Área de Formación y Capacitación tendrá por misión la organización y gestión de los Institutos de Formación Policial descentralizados y el Centro de Altos Estudios. Meses después, el 28 de septiembre de 2007, se aprobó e incorporaron en el ámbito de la entonces Subsecretaría de Formación y Capacitación los cargos y funciones de la Superintendencia de Formación Profesional y de la Superintendencia de Formación Básica al Nomenclador de Funciones del Ministerio de Seguridad. Esa misma Resolución determinó la categorización de las Escuelas de Formación Policial de acuerdo a la cantidad de alumnos cursantes. Con el Decreto Nº 602/10 se aprobó la estructura organizativa centralizada del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires e incorporó la Superintendencia de Institutos de Formación Policial a la órbita de la Dirección Provincial de Formación y Capacitación, dependiente de la Subsecretaría de Planificación. En 2014, bajo la Resolución 518, fue aprobada la modificación del Nomenclador de Funciones y Directorio de Competencias.

La Superintendencia de Institutos de Formación Policial adopta como instrumento de Sistema de Gestión de Calidad, la Norma ISO 9001:2015, comprometiéndose a:

1. Incorporar a la formación de los Policías, valores de fuerte contenido moral, en lo que respecta al orden, la disciplina, el respeto a la autoridad, y sobre todo la impartición de principios éticos sólidos, para el ejercicio de la función pública.
2. Defender la justicia, la fortaleza, la templanza, la prudencia, así como la honestidad, la transparencia, el respeto a los derechos humanos y el apego a la ley.
3. Fomentar una sana competencia a fin de internalizar en cada educando, la necesidad de superarse cada día tanto en lo profesional, como en lo personal.
4. Brindar una formación y capacitación policial moderna y avanzada, adecuada a la necesidad actual y que resulte efectiva a la problemática social en materia de seguridad.
5. Apoyar y contribuir al desarrollo personal y profesional de todos los trabajadores de la Educación Policial.
6. Promover el desarrollo de relaciones nacionales e internacionales con otras Policías impulsando el mutuo crecimiento y acciones conjuntas para la profesionalización de la Policía.
7. Afianzar vínculos con Instituciones Públicas, Privadas y ONGs a fin de generar espacios de intercambio para la mejora en materia de la Formación Policial.
8. Mantener y mejorar el Sistema de Gestión de la Calidad de la Superintendencia de manera adecuada, buscando maximizar la satisfacción de los destinatarios del servicio.
9. Reconstruir la Identidad Institucional, el sentido de pertenencia, y el adecuado reconocimiento por los elementos de significación histórica, internalizando en la nueva generación de policías, la trascendencia en la revalorización del acervo histórico-cultural de la fuerza.

Galería de Imágenes